Posts tagged ‘trenes’

16 noviembre 2010

Sorpresa: lo de Renfe sigue siendo una vergüenza

Hoy, además, en noticias asombrosas, el agua moja y el fuego quema. Lo sé, lo sé, pero déjenme que me desahogue. No estoy hablando ahora de esa grandísima chapuza que ellos llaman web, sino del timo sistemático que tenemos que aguantar los usuarios todas las navidades.

Los antecedentes seguro que les suenan: en la web de Renfe se pueden comprar billetes con 90 y hasta con 120 días de antelación (lo anunciaron a bombo y platillo, los muy cretinos, como si eso no dificultara aún más conseguir una plaza). Lo bueno que tienen estos billetes es que hay muchas plazas con importantes descuentos; para conseguir el descuento «pequeño» basta con comprar con siete días de antelación, y para el «grande», con quince (Y entonces, ¿a qué tanta prisa?). Sobra decir que esas plazas vuelan. Y pagar el precio completo del billete puede no ser un drama para trayectos intermedios o trenes normales, pero si te ves forzado a coger un AVE, el precio completo te parte por la mitad.

Nota: ¿Forzado? ¿Cómo forzado? Sí, señores: forzado. Porque lo que no suele decir Renfe cuando saca una línea de alta velocidad nueva (Barcelona, ahora Valencia) es que te quitan tus trenes normales, los que podías pagar, qué importa tardar cinco horas en llegar a Barcelona, en vez de tres. Pero no me extiendo sobre esto, que bastante me duele.

Total, que llega el otoño y uno necesita comprar billetes de tren para cumplir con sus obligaciones familiares, etcétera. Y por supuesto, a finales de septiembre ya están todos los billetes a la venta y si uno se espabila un poco, consigue plazas baratas.

No hombre, es broma.

Llega el otoño y los billetes a partir del 12 de diciembre no salen a la venta. Llega octubre. Llega noviembre. Y no salen a la venta. Una, que tiene ya más tiros pegados que la escopeta del Tercio, recurre a comprobar religiosamente la web chapuza todos los días, en plan compulsivo, porque esto no avisa. Y eso que sabes que algunos años no han vendido billetes hasta el mismo diciembre.

Así que esta mañana a las siete abro la dichosa web chapuza, y me encuentro con que los billetes están a la venta, así, con nocturnidad y alevosía. Me lanzo a por mi billete y consigo mi Madrid-Sevilla del 20 por la mañana, a buen precio. Y entonces trato de sacar el Madrid-Sevilla de mi señor consorte del 23 por la tarde… y no puedo. No puedo porque el último AVE sale a las cuatro de la tarde.

No puede ser. Recargo. No puede ser, me engañan mis ojitos. Trato de sacar los Sevilla-Madrid, que también son por la tarde. Y el último AVE sale a las tres y media. Momento en el cual mis juramentos en arameo los oyen hasta los porretas de Venlo, los tempraneros, claro está. Un velo de sangre cubre mis ojos, y en el fondo me alegro de no tener ningún pobre ferroviario a mano, porque probablemente le habría arrancado una oreja de un mordisco, contribuyendo así al deterioro de la alianza de civilizaciones (humano-ferroviaria).

Esta vez Renfe ha rizado el rizo. A día dieciséis de noviembre, ponen a la venta los billetes del AVE de por las mañanas. Y nos quedamos todos con cara de gilipollas, a las siete de la mañana, tarjeta de crédito en mano, el pelo revuelto de la cama y los ojos desencajados, pensando en qué tipo de vigilancia compulsiva podemos emprender ahora para localizar nuestros trenes de por la tarde. ¡O si es que no hay trenes por la tarde en absoluto! ¡No lo sabemos!

Tengo que preguntarme, claro, qué será lo próximo, el año que viene. Propongo que se pongan a la venta sólo los trenes que salgan en las horas pares. O sólo aquellos cuyo número comience por tres.

O propongo que eliminen las plazas con descuento de una vez y reconozcan que nunca quisieron venderlas, que son un cebo para atraer incautos, y que la clase obrera (otro día hablamos de la clase obrera) viaje en autobús, coño, como está mandado.