Posts tagged ‘frío’

29 noviembre 2010

Cuidado con la inexperiencia térmica…

Ayer por la mañana decidí agarrar mi flamante cámara nueva y salir a hacer fotos por el Bunter Garten, aprovechando que llevamos ya un par de días de nevadas ligeras y que la escarcha sobre las hojas queda muy estética y tal.

Se juntaron el hambre y las ganas de comer: lo poco acostumbrada que estoy a acarrear una réflex de más de medio kilo por los caminos, con las manos fuera de los bolsillos en forzada posición fotera, más el tiempo que hace que no vivo en un sitio en el que haga frío de verdad (¡Madrid no cuenta porque sólo he pasado un invierno y mi chico me llevaba al curro cual princesita!). Añádase mi escasa afición (y por tanto, falta de costumbre) a la naturaleza, y de esto resulta que casi me quedo congelada en mitad del Bunter Garten; eso sí, con una capa de escarcha por encima de lo más estética. Y tal.

Bunter Garten

Así que sirva esto de recordatorio y quizás de aviso a algún otro novato: para salir a hacer fotos a temperaturas bajo cero hay que llevar, aparte de lo evidente (buen abrigo, zapato abrigado)…

Guantes. Esto es un drama. Unos guantes bien gruesos, que abriguen de verdad, no te dejan manipular la cámara. Unos guantes de punto como los que llevaba yo hoy… bueno, no te extrañes de que al quitártelo en casa se te quede algún dedo dentro. Te pasas todo el rato con las manos en alto y bastante bloqueadas en la misma postura. Mi próximo experimento son a) los guantes de cuero o b) los guantes de plástico del tinte (¡no se rían!) debajo de los de punto o c) dos pares de guantes de punto…

Bunter Garten

Algo debajo de los pantalones, llámese leotardos, leggings, mallas, medias o lo que sea. Hoy he tenido mi primer momento «fotógrafa loca», durante el cual he clavado la rodilla en el barro helado mientras me contorsionaba para sacar una foto y murmuraba «Un poco más…». La gente se ha parado a mirarme. La rodilla correspondiente, que sólo iba cubierta por el vaquero, se me ha quedado insensible hasta después de volver a casa. El vaquero, precioso. El resultado, este:

Bunter Garten

A lo que añadiré: otro par de calcetines. O dos. O unos de esos de esquiar. Y calentadores. Llevaba unas botas bien hermosas y oye, como si hubiera ido descalza.

Bunter Garten

Gorro, orejeras y capucha: combinación a elegir. A mí me gusta el número de orejas que tengo. Si a usted no, prescinda de estos elementos.

¡Brrrrr!

Y sobre todo, con la que está cayendo, ¿qué narices hacen ustedes por ahí sacando fotos?

Etiquetas: , , ,