Archive for diciembre, 2010

19 diciembre 2010

La novia de papá

No sin cierta guasa, esta mañana me manda un compañero del trabajo este mensaje: «¿Escribes con pseudónimo en El País?» y me enlaza a este blog, La novia de papá. Porque yo, la verdad, me harté muy pronto de andar medio a escondidas, como si hubiera algo de lo que avergonzarse, y en el trabajo lo suelto a la mínima: Pues sí, mi chico tiene una hija, una pitufa de cuatro años. No, no es mía, pero un poco como si lo fuera. Y hay quien se lo toma como algo normal, quien me mira como si estuviera loca, y quien me manda correos tomándome el pelo, como se puede ver.

Y le doy un par de vueltas al blog de esta buena mujer, y encuentro, como siempre, parecidos y diferencias, cosas con las que estar de acuerdo y cosas con las que fruncir el ceño. Pero al final, de una cosa sí que estoy satisfecha: yo no soy la novia de papá. Yo soy María. Y puede que yo lo haya tenido más fácil que otras, porque mi enana no recuerda un tiempo en el que yo no estuviera ahí; pero estoy contenta con ese detalle.

Es verdad que me lo preguntan mucho: «¿Y ella cómo te llama?» E incluso: «¿Y te dice mamá?» Pregunta que me sorprende muchísimo, porque nunca se nos pasó por la cabeza, ni a su padre ni a mí ni a nadie, despistar a la niña de esa manera: ella tiene una mamá, un papá, y luego está María. ¿Para qué le íbamos a decir algo que no es verdad? Eso sí, ella sabe que a María hay que hacerle caso igual que a papá, norma que sólo suele saltarse en presencia de los abuelos; pero como en presencia de los abuelos tampoco le hace a su padre ni puñetero caso, pues oigan, no me estreso.

Y de momento me libro de todas esas etiquetas que muchas compañeras de fatigas relatan: la novia de papá, la mujer de papá, la madrastra mala del bosque. Etiquetas que yo detesto, porque creo que hacen que al final el niño te vea como un apéndice de su padre (o su madre, ya me entienden). Así, el padre siempre está de proxy en tu relación con el niño, impidiendo que la criatura te conozca y te quiera (¡o te aborrezca, oiga!) por quien tú eres y por como tú te comportas con ella.

Así que cuando me entero de que mi pequeño terremoto ha dicho, motu proprio, «Ahora vamos a casa de papá a ver a nuestra amiga María», a mí se me pone una sonrisa de oreja a oreja. Y cruzo los dedos para que sigamos siendo así de amigas mucho tiempo.

Anuncios
7 diciembre 2010

Carta a los periódicos que recibieron la documentación de WikiLeaks

Llego un par de días tarde, pero lean, lean:

Estimados señores:

Desde hace una semana están ustedes publicando los cables de las embajadas norteamericanas que alguien filtró a WikiLeaks y que WikiLeaks les hizo llegar a ustedes. El interés mundial que han despertado esas publicaciones ha sido tan enorme y evidente como el beneficio que les ha debido de suponer a ustedes ser los únicos periódicos con acceso exclusivo a esos documentos.

Desde el primer momento, e incluso desde antes, WikiLeaks y su cabeza visible, Julian Assange, están sufriendo toda clase de ataques con el fin de silenciarles para siempre. La falsa acusación de violación contra Julian Assange en Suecia, la incitación a asesinarle hecha por un ex-consejero ministerial canadiense, la confirmación del fiscal general australiano de que están colaborando con EE.UU. en perseguir a Assange, los ataques DDoS contra WikiLeaks, la expulsión de los servidores de Amazon tras las presiones del senador Lieberman, el cierre de la cuenta de WikiLeaks en PayPal, los ataques de los más conservadores medios y políticos de EE.UU. y otros países… Todo para acallar a una persona y una web que sólo han hecho… lo mismo que ustedes.

Wikileaks ha recibido unos documentos reales sobre cuya autenticidad no ha dudado ningún alto cargo de EE.UU. Es más: WikiLeaks realiza una función de mera intermediación entre la persona o personas responsables de la filtración de esos documentos y los medios de comunicación: ustedes. Wikileaks es su fuente. Y los periódicos tienen la obligación ética de proteger a sus fuentes.

Mientras ustedes disfrutan los beneficios de su asociación con WikiLeaks en prestigio, exclusivas, ventas y publicidad, esta organización tiene que ir mudando de servidor día tras día y Julian Assange permanece escondido y buscado por Interpol. Hasta Reporteros Sin Fronteras ha salido en su defensa.

Por eso, por justicia y solidaridad, les pido que brinden a Julian Assange toda la ayuda legal que puedan y que alojen WikiLeaks en sus propios servidores. Es la única postura honesta.

Atentamente:

En el blog del Teleoperador pueden leerse las versiones en inglés, francés y alemán de esta carta, así como los enlaces a todas las direcciones de contacto relevantes para enviarlas. Son sólo un par de clicks, no se corten.

Etiquetas: , , ,
4 diciembre 2010

Un puto desgobierno

«Esto es un puto desgobierno», me escribía mi madre anoche en un mensaje al móvil.

Ayer mi chico se quedó en tierra por la asonada de los controladores aéreos, y se pueden imaginar que me sentó como un tiro. Desde entonces llevo leyendo las opiniones más dispares en un torrente incesante de información. Hace un rato descubro que, por primera vez desde que estamos en democracia (¡bonita forma de celebrar el aniversario de la Constitución!), el Gobierno ha decretado el estado de alarma… y leo y leo y necesito ordenar mis ideas por escrito, antes la que se avecina.

Y si les digo la verdad, he empezado a escribir una entrada coherente al menos cuatro veces, y cada vez que paro y le echo otra ojeada al twitter, encuentro otra media docena de enlaces, sigo leyendo, vuelvo, reescribo… Así que renuncio al ladrillo, pero al menos tomaré aquí unos apuntes:

  • Los controladores han metido la pata hasta el fondo, y han abonado el terreno para que se aplauda el estado de alarma y para que se pida su linchamiento (en ocasiones, literal; se leen cosas en twitter de espanto). Bajas pasiones de este país, alzaos. Peor no se podía hacer.
  • Yo defiendo el derecho a la huelga. Y podemos discutir si las leyes que regulan ese derecho en España son una auténtica mariconada (eso creo yo). Pero esto NO es una huelga, y me niego a tratarla como tal.
  • No se ve a ningún representante de los controladores por ningún sitio, y cuando aparecen no se los deja hablar o se les pregunta como primera medida por lo que cobran, con lo que se rebotan y se van. Todavía no he visto a un controlador decir: «Trescientos mil euros al año, aquí está mi nómina, ¿ahora me dejáis hablar?». Un error, pienso. ¿Mala conciencia?
  • No se puede decidir si los controladores han obrado bien o mal, o si tienen razón o no, en función de lo que cobran. Yo entiendo que es un dato que nos duele a muchos, pero no es un factor de decisión. Si les están quitando derechos, se los están quitando, aunque cobren todo el oro del mundo. Si no tienen razón, no la tienen, aunque cobren 400 euros.
  • Meter a los militares en las torres de control es un mal precedente. No me puedo creer que a nadie le parezca bien que se movilice al ejército para que nos vayamos de puente. Los que se acuerdan ahora de Reagan, por favor que no vuelvan a decir delante de mí que son de izquierdas en su vida.
  • El Gobierno sabía la que se iba a liar, cosa que no les impidió aprobar el decreto-ley del día 2 (¡muy oportuno!), y el espectáculo de ayer de Blanco y Rubalcaba horrorizados y echándose las manos a la cabeza es sencillamente vomitivo.
  • Un año de conflicto con los controladores = un gobierno incompetente. Es completamente incomprensible que esto no se haya podido solucionar, y que se hayan sacado cuatro decretos ley en un año para meter a esta gente en cintura. Y además de incomprensible, es sospechoso.
  • El tema de las horas extra no está nada claro: que si las controla la propia USCA, que si las controla AENA porque les sale más barato pagarlas que tener controladores nuevos… No encuentro ninguna fuente contrastable.
  • Los controladores avisaban desde hacía meses que la pretensión de bajarles los sueldos, además de un bonito gesto a la galería, era parte de un plan más amplio para privatizar AENA, y por mucho que nos joda, tenían razón. Y con la que se ha liado, ya nadie habla de esto, ni tampoco del fin de las ayudas a los parados de larga duración, ¡qué curioso! Nos están desmontando el país a trozos, con un gobierno que se atreve a cargarse cosas que ni siquiera el PP se atrevió a tocar, y no decimos ni pío. Nos señalan la luna y miramos el dedo.
  • Al hilo: un servicio público es esencial y de interés nacional o no lo es. Si lo es como para meter al ejército a arreglarlo, no se privatiza. O teta o sopa.
  • Si es cierto que el PP se ha estado reuniendo con los controladores… no sé qué decir, no sé si reírme o llorar. Será la primera vez que se preocupan por los derechos de los trabajadores. Sin duda son capaces de cualquier cosa para rematar a un gobierno que se las basta para hundirse solo. Ni unos ni otros han tenido ni tendrán nunca mi voto.

Al final, tiene razón mi madre: esto es un puto desgobierno.

De propina, un puñado de enlaces:
Cronología del conflicto entre el Gobierno y los controladores en el último año
Controladores, luces y sombras
El decreto del BOE (PDF)
Controladores aéreos y otras hierbas
Predicando en el desierto de la infección
Cronología de un golpe de estado aeronáutico por la privatización de AENA
Informe semanal: estrés en el cielo

Actualización: El Pianista en un burdel lo tiene claro.