Me han cogido

A mí también me tienen. Creíamos que eran sólo unos pocos, que pasaría pronto… Pero no. Cada vez son más, cientos, miles, y cada día, cada hora, docenas de infelices víctimas pasan a engrosar sus filas. Salvaos vosotros, porque conmigo han podido.

Esos seres tenebrosos… los fotógrafos (pulse aquí).

First shoot!

Ya ven: me he resistido durante bastante tiempo, pero aquí estoy (agarrando muy mal la cámara), impulsada por ese noble sentimiento que durante siglos nos ha llevado a elevarnos hasta alcanzar las mayores cotas del genio humano: la envidia. Envidia verde y purulenta, provocada por la visión, día tras día, de las fotazas que sacan tus amigos los fotógrafos. Esos señores tan raros que un día se compraron una réflex digital y desde entonces no se dignan mirar el mundo si no es a través de un cristal muy gordo y muy caro. Esos señores que pasan horas delante de una pantalla «revelando» fotos (no, mi patente resentimiento no tiene nada que ver con que mi señor consorte sea uno de ellos). Tras varios años rodeada, he acabado pensando que si no puedes con ellos…

Así que ni corta ni perezosa (tiene telita esta expresión, en mi caso), me he agenciado una Canon EOS 1000D de segunda mano (de aquí en adelante, «la mildé»), le he mangado el 18-55 a mi santo (dulce venganza), y me he decidido a adentrarme en este mundillo de locos.

Así que si no vuelvo, no vengan a buscarme; ustedes quédense a ser leyenda, que es mucho más barato. Va en serio.

Anuncios

3 comentarios to “Me han cogido”

  1. A mi, por el contrario, cada vez me da más pereza.

    Cada vez me da más pereza el que parece que no se puede hacer nada sin que haya que pararse cada poco a que te fotografíen, a posar o sin posar. Y que cada vez que estás con más de una persona, automáticamente se retransmite, publica, analiza y por tanto se comenta todo. Y creo que se devalúa.

    No hay nada que pueda ni quiera hacer, y cada uno tiene derecho a fotografiar cuanto le rote, pero reconozco que se me hace cansino.

  2. Venga tonta… si sabes que te va a gustar… ;-)

  3. Imperator tiene mucha razón. Aunque la cámara engancha y mucho, hay momentos, viajes, instantes dónde lo que hay que hacer es apartar la cámara y unirse a la escena. Si no es así, tendrás un montón de bellas postalitas donde nunca sales tú.

    Supongo que la mayor frustración de cualquier fotografo es esa foto que no hiciste porque no estabas preparado, porque no tenías la cámara, porque la sacaste mal. Pero hay momentos que son para vivirlos y conservarlos en la memoria, y los que se fotografían no son casi nunca los que cuentan.

    Es genial tenerte de nuevo aquí.

A %d blogueros les gusta esto: